Conviertiendo nuestros recuerdos de viaje en arte

10 Julio 2018

En este post voy a comentar mi experiencia con el servicio de Saal Digital para crear un cuadro personalizado a partir de una foto de uno de mis viajes.

En primer lugar quiero agradecer a Saal Digital que me hayan facilitado un cupón de 50€ para poder probar sus servicios. En cualquier caso esta es una valoración sincera y honesta de mi experiencia con el pedido. En ningún momento se me ha solicitado un trato de favor, o una valoración especialmente positiva por su parte.

También debo dejar claro que no soy un fotógrafo profesional y que todas mis fotos de vacaciones están sacadas simplemente con un teléfono móvil.  Es decir, no se trata de crear un cuadro con una fotografía profesional, sino de pasar a soporte físico un recuerdo especial de uno de los viajes que más he disfrutado.

La foto que elegí para probar el cuadro personalizado fue esta panorámica de Marina Bay en Singapur, con el edificio del Museo de Arte y Ciencia en primer plano.

Conviertiendo nuestros recuerdos de viaje en arte

Elegí la foto porque me gusta muchísimo.  Pero una foto nocturna sacada con el móvil es posiblemente la peor idea para imprimir a gran tamaño, porque el nivel de ruido en la foto es más que apreciable y la definición de los edificios lejanos es realmente pobre.

Vamos a ir revisando el proceso de creación del cuadro

Creación del pedido

Hay que descargarse un software específico para la creación del cuadro personalizado desde la página de Saal Digital. El proceso de instalación es muy simple e intuitivo y no da ningún tipo de problemas.

A continuación al abrir el programa nos deja elegir el tipo de producto y sus medidas, informándonos directamente del precio que nos va a costar. 

Conviertiendo nuestros recuerdos de viaje en arte

Aquí viene la primera dificultad: elegir el soporte para nuestro cuadro.  Al no conocer los soportes y no poder verlos en una tienda física nos tenemos que dejar guiar por la intuición y las descripciones del mismo que nos ofrece tanto el programa como la web de Saal Digital. 

Finalmente elegí el Aluminio Dibond con unas medidas de 60cm x 40cm en formato horizontal. 

A partir de ahí la edición es tan sencilla como arrastrar nuestra foto al lienzo y decirle que ocupe todo el espacio disponible. También se pueden arrastrar varias fotos para hacer un collage o composición.  Pero para realizar un cuadro con una solo foto no nos hace falta nada más.

El pedido

Desde el mismo programa se controlan el resto de los pasos del pedido: datos, dirección, pago etc.  Todo el proceso es tremendamente sencillo e intuitivo. Lógicamente para el primer pedido será necesario completar toda la información y el programa guardará nuestros datos para pedidos sucesivos.

Una vez completada toda la información y realizado el pago me llegó el correo electrónico de confirmación del pedido. Unas horas más tarde me llegó un segundo correo con la factura del pedido en formato PDF.

Al día siguiente de haber realizado el pedido me llegó un nuevo correo confirmando el envío del mismo. Es decir, el proceso de producción del cuadro fue realmente rápido.  Un solo día laborable para recibir el pedido, fabricarlo y enviarlo hacia el destinatario. Hasta este punto el servicio de Saal Digital no habría podido ser mejor.

La entrega

Aquí llega el primer punto desilusionante del proceso. Con la confirmación del pedido te llega el tracking de seguimiento con MRW.  Desde el 4 de julio (miércoles) hasta el 9 de julio (lunes) el pedido permanece en estado "pendiente de recoger por mensajero".  Finalmente el día 9 se recoje en Zaragoza y el día 10 se entrega en Bilbao.

La logística suele ser el eslabón más delicado del comercio electrónico. Y donde será necesario que Saal Digital haga un esfuerzo de mejora. Resulta muy desconcertante que un pedido tarde 4 días laborables en ser recogido por una empresa de mensajería. Y desde luego muy frustrante para el cliente.

Por lo demás el embalaje del cuadro me ha perecido extremadamente cuidadoso, protegiendo perfectamente el producto. Y la entrega por parte de MRW simplemente perfecta y atenta.

El cuadro

Y después de todo, ¿cual ha sido el resultado? En general bastante satisfactorio. El soporte de Aluminio Dibond es sólido y resistente, no parece que vaya a doblarse o romperse fácilmente. La impresión es simplemente impoluta, con una cobertura totalmente uniforme de la superficie sin faltas, ni grumos ni imperfecciones.

Es cierto que personalmente los colores me han parecido un poco más apagados de lo que esperaba. Creo que imaginaba un cuadro con colores más intensos y saturados.  Pero posiblemente la culpa sea mía por haber elegido un soporte mate para una foto que tal vez hubiera lucido mejor sobre una superficie brillante.

Os dejo un par de fotos del cuadro en la mesa de la oficina esperando que le busque una ubicación definitiva.

Conviertiendo nuestros recuerdos de viaje en arte

Conviertiendo nuestros recuerdos de viaje en arte

En resumen creo que Saal Digital es una muy buena opción para imprimir nuestras fotos. En su web tienen muchos más productos que no he probado (albumes, posters, fotos...), pero el resultado del cuadro personalizado (al margen de los plazos de entrega) me ha parecido muy correcto, por lo que es una buena alternativa a valorar para pasar nuestras fotos de viaje a un soporte físico.

{emailcloak=off}

Deja tu comentario

Diarios de viaje destacados

Hong Kong y Macao
Hong Kong y Macao

En verano de 2009 comenzamos a planear un viaje radicalmente distinto a lo que habíamos hecho hasta entonces, y que cambiaría por completo mi concepto del mundo conocido.  Mi primera...

Bretaña Francesa
Bretaña Francesa

Viaje de 12 días por la región francesa de Bretaña, recorriendo en coche la parte más occidental de Francia, disfrutando la costa entre Rennes y Nantes. Lo primero que se me...

Dubai y Abu Dhabi
Dubai y Abu Dhabi

Dubai es un destino como pocos en el mundo. Toda la ciudad puede considerarse algo así como un gran parque de diversión para adultos. Un país capaz de construir islas...

Viajes por continente